GIRÓ ROS, LA PRIMERA DE LAS VARIEDADES LOCALES EN VENDIMIARSE

El pasado 6 de agosto se inició la vendimia en la DO Binissalem con las variedades más tempranas, Chardonnay y Moscatel. A 24 de agosto, se han vendimiado 181.694 kg de uva. La variedad autóctona Giró ros, ha sido la primera de las variedades locales en vendimiarse, aunque ya se ha cortado la uva de alguna parcela de las variedades Manto negro y Moll, también autóctonas, la primera destinada a la elaboración de algún vino rosado y la segunda, muy probablemente, a la elaboración de un vino base para la elaboración de un espumoso. Los grados alcohólicos (baumé), oscilan alrededor de los 13-14º.

VARIEDADES AUTÓCTONAS

MANTO NEGRO


Variedad de brotación media y ciclo de maduración medio. Presenta un vigor medio con sarmientos poco erguidos, racimos grandes, alargados y compactos con bayas esféricas.

Es sensible al mildiu y poco sensible al oídio y a podredumbres, debido al grosor de la piel y a la tipología del racimo.

En vendimia, presenta un buen nivel de maduración de la pulpa y una cierta variabilidad en la coloración.

Potencial aromático medio, aporta aromas de fruta madura, granada, algarrobas y notas vegetales.

CALLET


Variedad de brotación media y ciclo de maduración medio. Elevada producción por cepa debido a un alto peso del racimo. Racimos grandes y compactos, de bayas esféricas de gran tamaño.

Poco sensible a enfermedades, aunque debido a la compacidad del racimo y del gran tamaño de la baya puede presentar problemas de podredumbres.

En vendimia, presenta un contenido en azúcares moderado, así como una baja concentración fenólica, principalmente de los compuestos responsables de la pigmentación.

Potencial aromático medio, aportando aromas frutales, vegetales y florales.

GARGOLLASSA


Variedad de brotación tardía y de ciclo de maduración largo. Producción moderada debido, principalmente, a un exceso de corrimiento de la flor. Pámpanos erguidos y pocos ramificados, hojas grandes, y racimos de tamaño mediano, cortos y de compacidad mediana. Bayas esféricas de tamaño mediano.

Sensible al oídio, pero resistente a podredumbres.

En vendimia, presenta niveles de azúcares y de ácidos bajos. Potencial aromático medio, aporta aromas de fruta fresca, especiados y balsámicos.

MOLL

Variedad de brotación y de ciclo de maduración medio. Su capacidad productiva muestra un correcto equilibrio con su expresión vegetativa. De hojas grandes de forma pentagonal, forma racimos grandes, largos y sueltos con bayas medianas y esféricas, de piel muy delicada y fina.

Poco sensible a enfermedades criptogámicas.

En vendimia, el mosto contiene un nivel medio de azúcares, aún siendo la acidez, en general baja. Potencial aromático medio, aporta frescor y aromas de fruta blanca, manzana, membrillo y notas anisadas.

GIRÓ ROS


Variedad de brotación y ciclo de maduración medio. Presenta un buen vigor y una ajustada producción por cepa. De hojas grandes y forma pentagonal, racimos grandes, largos y bayas sueltas.

Resistente a enfermedades criptogámicas, pero ligeramente sensible al oídio.

En vendimia presenta un elevado contenido en azúcares y buena acidez del mosto.

Potencial aromático medio aporta aromas de frutas de hueso, frutas tropicales y miel.

Busca estas variedades en los vinos blancos, rosados y tintos de la DO Binissalem, variedades que marcan la singularidad de los vinos de la comarca.

VIAJA POR EL CORAZÓN DE LA MALLORCA VITIVINÍCOLA CON LA DO BINISSALEM

¿ERES UN #WINELOVER?
¿Te gusta viajar y conocer zonas donde se cultiva la vid y se elaboran vinos, descubrir vinos singulares, conocer variedades de uva locales, visitar viñedos y bodegas, embriagarte con los aromas del paisaje, perderte por caminos y senderos descubriendo pueblos y aldeas, charlar con los lugareños, descubrir la gastronomía local que siempre acompañarás con un vino de la zona…? A veces, aquello más cercano y accesible es lo más desconocido ¿Todavía no has descubierto la historia vitivinícola de Mallorca?

TURISMO DEL VINO, TURISMO DE INTERIOR EN MALLORCA
Mallorca es una Isla conocida por sus hermosos paisajes costeros o de alta montaña, pero no tanto por su paisaje rural del interior, por sus viñedos o por sus vinos. La Denominación de Origen Binissalem, con 30 años de historia, fue la primera Denominación de Origen en Mallorca. Cuenta con una larga tradición vitivinícola que se remonta al s. I d.C. Goza de una excelente ubicación, en la que el suelo y el clima, junto con las variedades de uva autóctona, dan como resultado unos vinos de calidad diferenciada, de carácter mediterráneo, que acompañan la rica y variada gastronomía local.
Alejarse del bullicio y pasear por las calles de los pueblos, conociendo sus gentes y su historia, participar en las fiestas, disfrutar de la gastronomía local o pasear por un mercado son algunos de los atractivos de la comarca de la DO Binissalem.
En los cinco municipios que integran la Denominación de Origen Binissalem, Santa Maria del Camí, Consell, Binissalem, Santa Eugènia y Sencelles, descubrirás la huella de nuestros antepasados que nunca dejaron de cultivar la viña y de elaborar vino a lo largo de la historia.

SABOREA EL PAISAJE, A TRAVÉS DE SUS VINOS
La Sierra de Tramuntana, cadena montañosa más alta de la Isla, es el telón de fondo de la DO Binissalem, a la que protege de los vientos fríos del Norte y de las heladas. Los sedimentos cuaternarios de origen calcáreo, conforman unos suelos pedregosos, donde la vid crece en armonía con otras plantas leñosas, almendros, algarrobos, olivos y acebuches… Las variedades autóctonas, Manto negro, Callet, Moll, Giró ros, Gargollassa…expresan en sus frutos la esencia del medio natural donde se cultivan dando lugar a vinos expresivos, con mucho carácter y de gran calidad.

Los trabajos en el viñedo son múltiples y complejos, se requiere conocimiento del suelo, del clima y de las variedades de uva para obtener la máxima calidad al fruto. La poda de invierno, el laboreo de la tierra, los tratamientos y poda en verde de la primavera, el control de la producción y de la maduración cuando se acerca la vendimia…
Las uvas cultivadas con cariño y esmero los viticultores, en pequeñas extensiones que configuran el paisaje de la comarca, se elaboran en las bodegas distribuidas en los 5 municipios de la DO Binissalem.

VIVE UNA EXPERIENCIA EN LAS VIÑAS O BODEGAS DE LA DO BINISSALEM
Bodegas con historia y encanto y viñas mágicas, que podrás disfrutar en pareja, en familia o con amigos en una experiencia única, que transforma al visitante en protagonista de las actividades que se proponen.

Puedes visitar las bodegas y las viñas disfrutando de alguna de las actividades que te ofrecen, visitas guiadas, catas, maridajes, talleres, conciertos… donde descubrirás la historia del vino de Mallorca.

Los enólogos y, muchas veces, propietarios de las pequeñas bodegas, te explicarán, personalmente, su historia, cómo cultivan las vides y elaboran los vinos. Blancos, rosados, tintos jóvenes, tintos con crianza, vinos espumosos y algún vino dulce, descubre los matices de las variedades locales i del “terroir” en cada botella de vino.
Podar un viñedo, almorzar o cenar entre cepas hace que los vinos transmitan los aromas y sabores del paisaje y de la tierra; Degustar las variedades autóctonas, Mantonegro, Callet, Moll, Giró ros, Gargollassa…únicas y singulares; Visitar las bodegas y moverse entre depósitos y barricas percibiendo los aromas de la elaboración de los vinos y de la madera donde se afinan hasta conseguir la calidad deseada; Catas dirigidas o cursos para iniciarse en el mundo del vino para entender lo que nos cuenta cada vino, cada gota; Disfrutar de la cultura siempre de la mano del vino; Dejarse guiar por los pueblos que nos hablan de otras culturas, romanos, árabes…a través de su arquitectura, sus nombres, sus leyendas y sus gentes; Vivir las fiestas populares siempre acompañadas de la gastronomía propia donde brindamos con vino, el vino que nos une.
Visitar un viñedo al atardecer, es una experiencia única, es descubrir la calma y la luz de la Mallorca interior, los distintos aromas del campo en cada estación del año.


VINO Y GASTRONOMÍA MALLORQUINA
Según la dieta mediterránea, el vino se considera un alimento más. Un alimento que consumido con moderación es saludable, por su composición química rica en antioxidantes. El vino forma parte de nuestra cultura, tradiciones y fiestas. El vino está presente en la arquitectura, en la literatura, pintura, escultura y, está presente en el paisaje y en la gastronomia de Mallorca.
La gastronomía local, rica y variada, es, sin lugar a dudas, el mejor acompañamiento para los vinos de la DO Binissalem. El frito mallorquín, las “sopas” mallorquinas, fideus de vermar, arròs amb salseta, el “variat”, “porcella rostida”, “aguiat de pop” , “llom amb col” “arròs de peix” “tumbet”, trampó, “coca de prebes torrats” y una increíble gastronomía marinera son algunos de los platos más tradicionales que no te puedes perder, sin olvidar los platos dulces como la “ensaimada”, “gató”, “cremadillo”, helado de almendra, greixonera de brossat, coca amb albercoc, cardenal, cuarto embetumat… ideales para finalizar una comida.
Además también descubrirás, la cocina de temporada y de producto local, cocina de vanguardia, de la mayoría de los reconocidos chefs locales y, encontrarás el vino adecuado para cada plato salado o dulce!

Descubrir las bodegas y degustar los vinos en eventos celebrados en lugares emblemáticos para disfrutar de momentos mágicos.

Y conocer en primera persona que “Días de Vino” son todos y, que hay una historia en cada botella de vino y un vino para cada historia.

Te invitamos a conocer la nuestra para que también sea tu historia.

DO BINISSALEM: 30 AÑOS, 31 VENDIMIAS Iniciada la campaña de vendimia 2020

Vino Mallorca Binissalem Manto Negro

En el año 1990, tenía lugar la primera vendimia de la DO Binissalem con 3 bodegas, 79 viticultores y 300 hectáreas de viñedo. En el 2020, cuando se cumplen 30 años y 31 vendimias, la DO Binissalem crece en número de bodegas inscritas, actualmente 14, con un total de 600 hectáreas de viñedo inscritas y 110 viticultores.

Para esta campaña se incorporan dos bodegas nuevas, el Microceller Soca- Rel en el término municipal de Consell y la Bodega Santa Catarina Vinos de Mallorca, en Sencelles, con la intención de etiquetar sus vinos con la marca “DO Binissalem. Estas dos bodegas se suman a las 11 bodegas que, actualmente, hacen uso de la marca.

Muchos son los acontecimientos que se han anulado por la Covid-19, Wine Days, Fiesta de la Vendimia de Binissalem … entre otros, pero la vendimia no se suspende!

En una campaña atípica, marcada por las circunstancias, donde algunos viticultores se han acogido a las ayudas a la vendimia en verde y algunas bodegas al almacenamiento de vino, la vendimia se inició el pasado jueves 6 de agosto, en la Bodega Biniagual con la variedad Moscatel, seguida de las bodegas Can Verdura Viticultors y Vins Nadal que han empezado con la variedad Chardonnay. Estas son las variedades de uva tempranas con las que se inicia la campaña. En las próximas semanas, la vendimia continuará con el resto de variedades foráneas y con las autóctonas Manto negro, Callet, Moll, Gargollassa y Giró ros, variedades que a pesar de las dificultades con las que se afronta esta campaña, han sido trabajadas con el objetivo de obtener la máxima calidad y expresión en la uva!

La vendimia se ha adelantado una semana, respecto al 2019. Con las condiciones del invierno y de una primavera cálida, se preveía una vendimia con un mínimo de 15 días de adelanto, respecto a las fechas normales. Aun así, el mes de junio fue bastante fresco y húmedo, provocando una ralentización de la velocidad de crecimiento, haciendo que la campaña en la comarca, finalmente, sólo se adelantara una semana.
Las lluvias de mayo y junio provocaron, en algunas zonas, la aparición de focos de “Mildiu”, un hongo que afecta principalmente a las hojas, pero que en época de floración y cuajado de la flor, puede afectar de manera importante a la uva. Aun así, este hecho ha sido controlado por los viticultores que, atentos siempre a las condiciones meteorológicas, han aplicado los tratamientos preventivos necesarios.
Y como ya es habitual, esta campaña no se ha librado de días de calor extremo, una primera ola a finales de junio y una segunda a finales de julio, lo que también ha influido en la fecha de inicio de la vendimia.

La tipología de suelos de la comarca de la DO Binissalem, con gran cantidad de elementos gruesos, permite un buen drenaje y, junto con las prácticas de cultivo y la orientación de los viñedos, son factores claves para minimizar los efectos provocados por la meteorología. Cabe destacar que las variedades locales, generalmente, tienen muy buena respuesta a las condiciones climáticas propias de la zona en las que están bien adaptadas, permitiendo obtener vinos de calidad con características diferenciales y singulares de la DO Binissalem.

Para iniciar la vendimia, los viticultores valoran el grado de maduración idóneo, es decir, tanto la concentración de azúcares como la maduración fenólica, que determinará el momento óptimo en función del vino al que se destine esta uva, parámetros condicionados por la disponibilidad de agua y la temperatura ambiental.

Este año, se prevé una menor producción de uva y por tanto un menor volumen de elaboración de vino, lo que ayudará a reducir las existencias de vino en las bodegas, más elevadas que otras campañas debido a los efectos que ha tenido la Covid-19 sobre la comercialización, que aunque se ha activado ligeramente en julio y agosto, queda muy lejos de los datos normales de venta de vino, principalmente, en el sector de la hostelería y la restauración.

2020, UNA VENDIMIA “DIFERENTE” EN LA DO BINISSALEM

GESTOR DIGITAL DE VENDIMIA PARA LA CAMPAÑA 2020
La “cartilla en papel” del viticultor, después de 30 años pasa a formar parte de la historia de la DO Binissalem
¡La vendimia de 2020, será una vendimia que recordaremos toda la vida! Complicada por la situación creada por la Covid-19, con las bodegas llenas de vino por la bajada de ventas, mucha incertidumbre a medio plazo, con ayudas a la vendimia en verde y al almacenamiento y una meteorología que, en algunas viñas y zonas, no ha sido del todo benévola con la sanidad de la uva. Ahora iniciamos el mes de agosto, caluroso y húmedo, y la cuenta atrás para el inicio de la campaña de vendimia 2020.


Pero como ya es conocido, las nuevas situaciones provocan cambios, por eso el CRDO Binissalem, para esta campaña, ha puesto en marcha un programa para gestionar la vendimia. Con este sistema digital, tanto bodegas como viticultores de la DO Binissalem, dispondrán de un usuario personal para introducir las entradas de uva en las bodegas de la DO Binissalem y también, las entregas que hagan los viticultores a otras bodegas o particulares.
El sistema permite controlar el rendimiento máximo por hectárea de forma automática y generar las declaraciones de vendimia del viticultor, y de entrada de uva de la bodega, evitando duplicar registros y facilitar las comprobaciones al Consejo Regulador.


Varias son las razones que han motivado la ejecución de este proyecto:
-Evitar desplazamientos innecesarios de todos los viticultores a la oficina del CR-Reducir registros, evitando duplicidades-Optimizar el control de la producción-Mejorar la gestión de las estadísticas del registro de viticultores, de viñedos y de la producción.

Esta es una iniciativa propia del CRDO Binissalem, pero un primer paso hacia un registro único, reclamado por las dos DDOO y por la IGP VTM a la Consejería de Agricultura, para controlar el registro de viñedos y la producción de manera global.