“DIVENDRES DE VINS” INICIAMOS JORNADAS DE CATA DE VINOS EN URBAN HOSTEL PALMA

Iniciamos un ciclo de cata de vinos organizado por Urban Hostel Palma con el patrocinio del Consell de Mallorca.

Las sesiones tendrán lugar los viernes de 19:30 a 21 h. en la capilla del Urban Hostel, comenzando con un recorrido virtual por la comarca, iniciación a la cata de vinos, cata vertical, hablando de agricultura ecológica y sostenible, de historia, de tradición e innovación y catando una gran variedad de vinos representativos de la DO Binissalem, según el programa que se detalla a continuación:

OCTUBRE

VIERNES 23

DO BINISSALEM: ENOTURISMO VIRTUAL

Un paseo virtual por viñas y Bodegas, descubriendo el paisaje, las Bodegas, la cultura y tradiciones vitivinícolas de la comarca, y degustando la esencia de la tierra en los vinos.

Cata de 2 vinos: Un vino blanco  y  un vino tinto DO Binissalem.

CRDO Binissalem

VIERNES 30

ESENCIAS DE LA TIERRA

Iniciación a la cata de vinos con pautas sencillas para poder apreciar los aromes y sabores del vino.

Cata de 2 vinos monovarietales: Vino tinto 100 % Mantonegro y un vino blanco 100 % Moll  DO Binissalem.

 CRDO Binissalem

NOVIEMBRE

VIERNES 6

LA COPA NATURAL

Como la fuerza de la tierra y las variedades autóctonas se trasladan a la copa, con el máximo respeto por el medio ambiente mediante la agricultura ecológica, y como estas se expresan en los vinos.

Cata de 3 vinos: JP Blanc 2019, JP Carmesí 2017, Buc Cr 2016.

CELLER JAUME DE PUNTIRÓ (Santa Maria del Camí)

VIERNES 20

90 VERMADES (VENDIMIAS)

Hemos celebrado nuestra 90 vendimia, 90 años y  cuatro generaciones familiares elaborando vino  para que no falte en las mesas mallorquinas.

Cata de 2 vinos elaborados para conmemorar este aniversario, un Reserva 2016 y  un Brut Nature Millésime 2016.

BODEGAS JOSÉ L. FERRER (Binissalem)

VIERNES 27

TAST VERTICAL DE VINS

El vino nos acompaña a lo largo de nuestra vida, envejece con nosotros, podemos captar estos cambios  haciendo una pausa y disfrutando de una cata del mismo vino de diferentes añadas.

Cata de 4 vinos: JP tinto 2003, 2005, 2012 y  2018.

CELLER JAUME DE PUNTIRÓ (Santa Maria del Camí)

DICIEMBRE

VIERNES 4

NUESTRA IDENTIDAD. VOLVER A UNA VITICULTURA CON SENTIDO

Cómo se trabajaba antiguamente y cómo se trabaja hoy.  Pasado, presente y futuro de la vitivinicultura.

Cata de 3 vinos: vinos elaborados con la variedad Mantonegro (rosados y tintos).

CELLER VINS NADAL (Binissalem)

VIERNES 11

LA TRADICIÓN COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN…

De la historia, de la tradición, de nuestra cultura en podemos extraer mucha informació que nos ayuda a entender y mejorar la vitivinicultura.

Cata de 2 vinos dulces tradicionales.

CELLER JAUME DE PUNTIRÓ (Santa Maria del Camí)

VIERNES 18

BRINDEM AMB BRUT NATURE D.O. Binissalem

Como se elabora n vino espumoso?

Cata de 2  vinos Brut Nature, un blando elaborado con  la variedad autóctona Moll 2018 y un Rosado 2018, elaborado con la variedad autóctona Manto negro, dos vinos ideales para estas fiestas.

BODEGAS JOSÉ L. FERRER (Binissalem)

En este ciclo, las sesiones serán impartidas por el Consell Regulador de la DO Binissalem y por tres, de las 13 bodegas que conforman la DO Binissalem: Jaume de Puntiró, Vins Nadal y Bodegas José L. Ferrer.

Lugar

Capella de l’Urban Hostel Palma

Plaça Verge del Miracle, 4

Reserva de plazas 607 957 925. Plazas limitadas!!

13/10 FINALIZA LA VENDIMIA 2020 EN LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN BINISSALEM CON UN 26% MENOS DE PRODUCCIÓN

El 6 de agosto, se iniciaba la vendimia 2020 marcada por unas circunstancias totalmente atípicas, donde algunos viticultores se han acogido a las ayudas a la vendimia en verde y algunas bodegas al almacenamiento de vino.

En esta campaña se han incorporado dos bodegas nuevas, el Microceller Soca-Rel en el término municipal de Consell y la bodega Santa Catarina Vinos de Mallorca, en Sencelles, con la intención de etiquetar sus vinos con la marca “DO Binissalem”, que se suman a las 11 bodegas que hacen uso de marca.

La vendimia se avanzaba una semana, respecto al 2019. Con las condiciones del invierno y de una primavera cálida, se preveía una vendimia con un mínimo de 15 días de adelanto, respecto a las fechas normales. Aun así, el mes de junio fue bastante fresco y húmedo, provocando una ralentización de la velocidad de crecimiento, haciendo que la campaña en la comarca, finalmente, solo se avanzara una semana.

Las lluvias de mayo y junio provocaron, en algunas zonas, la aparición de focos de “Mildiu”, un hongo que afecta principalmente a las hojas pero que, en época de floración y cuajado de la flor, puede afectar, de manera importante, a la uva. Aun así, esta situación fue controlado por los viticultores que, atentos siempre del tiempo, aplican los tratamientos preventivos necesarios.

Y como ya es habitual, esta campaña no se ha librado de días de calor extremo, una primera oleada a finales de junio y una segunda a finales de julio, hecho que influyó en la fecha de inicio de la vendimia. Durante agosto y septiembre, meses suaves y poco lluviosos, la vendimia se ha desarrollado con tranquilidad y unas condiciones óptimas.

Y finalmente, el 13 de octubre acabó el corte de uva en la DO Binissalem, con la variedad foránea Cabernet sauvignon, 4 días más tarde que la vendimia del 2019.

La producción total destinada a elaborar vinos de la DO Binissalem ha sido de 1.065.868 kg, un 26% inferior a la del 2019. El 72% de la producción corresponde a variedades tintas y el 28% a variedades blancas.

Las variedades autóctonas, que marcan la singularidad de nuestros vinos, representan un 57% del total de la vendimia, dato que aumenta un 4%, respecto a la campaña anterior. Respecto a las variedades tintas, la Mantonegro representa un 49%, Callet un 5% y Gargollassa un 0,3% y entre las blancas, la Moll representa un 52% y Giró ros un 12%.

La tipología de suelos de la comarca de la DO Binissalem, con gran cantidad de elementos gruesos, permite un buen drenaje y, juntamente, con las prácticas de cultivo y la orientación de las viñas, son factores claves para minimizar los efectos provocados por las condiciones meteorológicas. Hay que destacar que las variedades locales, generalmente, tienen muy buena respuesta a las condiciones climáticas propias de la zona a las que están muy adaptadas, permitiendo obtener vinos de calidad con características diferenciales y singulares de la DO Binissalem.

Para iniciar la vendimia, los viticultores valoran el grado de maduración idóneo, es decir, tanto la concentración de azúcares como la maduración fenólica, que determinará el momento óptimo en función del vino al que se destine esta uva, parámetros condicionados por la disponibilidad de agua y la temperatura ambiental. Ahora los enólogos trabajan con las elaboraciones para sacar el máximo potencial de cada variedad y obtener vinos singulares y de la máxima calidad.

GIRÓ ROS, LA PRIMERA DE LAS VARIEDADES LOCALES EN VENDIMIARSE

El pasado 6 de agosto se inició la vendimia en la DO Binissalem con las variedades más tempranas, Chardonnay y Moscatel. A 24 de agosto, se han vendimiado 181.694 kg de uva. La variedad autóctona Giró ros, ha sido la primera de las variedades locales en vendimiarse, aunque ya se ha cortado la uva de alguna parcela de las variedades Manto negro y Moll, también autóctonas, la primera destinada a la elaboración de algún vino rosado y la segunda, muy probablemente, a la elaboración de un vino base para la elaboración de un espumoso. Los grados alcohólicos (baumé), oscilan alrededor de los 13-14º.

VARIEDADES AUTÓCTONAS

MANTO NEGRO


Variedad de brotación media y ciclo de maduración medio. Presenta un vigor medio con sarmientos poco erguidos, racimos grandes, alargados y compactos con bayas esféricas.

Es sensible al mildiu y poco sensible al oídio y a podredumbres, debido al grosor de la piel y a la tipología del racimo.

En vendimia, presenta un buen nivel de maduración de la pulpa y una cierta variabilidad en la coloración.

Potencial aromático medio, aporta aromas de fruta madura, granada, algarrobas y notas vegetales.

CALLET


Variedad de brotación media y ciclo de maduración medio. Elevada producción por cepa debido a un alto peso del racimo. Racimos grandes y compactos, de bayas esféricas de gran tamaño.

Poco sensible a enfermedades, aunque debido a la compacidad del racimo y del gran tamaño de la baya puede presentar problemas de podredumbres.

En vendimia, presenta un contenido en azúcares moderado, así como una baja concentración fenólica, principalmente de los compuestos responsables de la pigmentación.

Potencial aromático medio, aportando aromas frutales, vegetales y florales.

GARGOLLASSA


Variedad de brotación tardía y de ciclo de maduración largo. Producción moderada debido, principalmente, a un exceso de corrimiento de la flor. Pámpanos erguidos y pocos ramificados, hojas grandes, y racimos de tamaño mediano, cortos y de compacidad mediana. Bayas esféricas de tamaño mediano.

Sensible al oídio, pero resistente a podredumbres.

En vendimia, presenta niveles de azúcares y de ácidos bajos. Potencial aromático medio, aporta aromas de fruta fresca, especiados y balsámicos.

MOLL

Variedad de brotación y de ciclo de maduración medio. Su capacidad productiva muestra un correcto equilibrio con su expresión vegetativa. De hojas grandes de forma pentagonal, forma racimos grandes, largos y sueltos con bayas medianas y esféricas, de piel muy delicada y fina.

Poco sensible a enfermedades criptogámicas.

En vendimia, el mosto contiene un nivel medio de azúcares, aún siendo la acidez, en general baja. Potencial aromático medio, aporta frescor y aromas de fruta blanca, manzana, membrillo y notas anisadas.

GIRÓ ROS


Variedad de brotación y ciclo de maduración medio. Presenta un buen vigor y una ajustada producción por cepa. De hojas grandes y forma pentagonal, racimos grandes, largos y bayas sueltas.

Resistente a enfermedades criptogámicas, pero ligeramente sensible al oídio.

En vendimia presenta un elevado contenido en azúcares y buena acidez del mosto.

Potencial aromático medio aporta aromas de frutas de hueso, frutas tropicales y miel.

Busca estas variedades en los vinos blancos, rosados y tintos de la DO Binissalem, variedades que marcan la singularidad de los vinos de la comarca.

VIAJA POR EL CORAZÓN DE LA MALLORCA VITIVINÍCOLA CON LA DO BINISSALEM

¿ERES UN #WINELOVER?
¿Te gusta viajar y conocer zonas donde se cultiva la vid y se elaboran vinos, descubrir vinos singulares, conocer variedades de uva locales, visitar viñedos y bodegas, embriagarte con los aromas del paisaje, perderte por caminos y senderos descubriendo pueblos y aldeas, charlar con los lugareños, descubrir la gastronomía local que siempre acompañarás con un vino de la zona…? A veces, aquello más cercano y accesible es lo más desconocido ¿Todavía no has descubierto la historia vitivinícola de Mallorca?

TURISMO DEL VINO, TURISMO DE INTERIOR EN MALLORCA
Mallorca es una Isla conocida por sus hermosos paisajes costeros o de alta montaña, pero no tanto por su paisaje rural del interior, por sus viñedos o por sus vinos. La Denominación de Origen Binissalem, con 30 años de historia, fue la primera Denominación de Origen en Mallorca. Cuenta con una larga tradición vitivinícola que se remonta al s. I d.C. Goza de una excelente ubicación, en la que el suelo y el clima, junto con las variedades de uva autóctona, dan como resultado unos vinos de calidad diferenciada, de carácter mediterráneo, que acompañan la rica y variada gastronomía local.
Alejarse del bullicio y pasear por las calles de los pueblos, conociendo sus gentes y su historia, participar en las fiestas, disfrutar de la gastronomía local o pasear por un mercado son algunos de los atractivos de la comarca de la DO Binissalem.
En los cinco municipios que integran la Denominación de Origen Binissalem, Santa Maria del Camí, Consell, Binissalem, Santa Eugènia y Sencelles, descubrirás la huella de nuestros antepasados que nunca dejaron de cultivar la viña y de elaborar vino a lo largo de la historia.

SABOREA EL PAISAJE, A TRAVÉS DE SUS VINOS
La Sierra de Tramuntana, cadena montañosa más alta de la Isla, es el telón de fondo de la DO Binissalem, a la que protege de los vientos fríos del Norte y de las heladas. Los sedimentos cuaternarios de origen calcáreo, conforman unos suelos pedregosos, donde la vid crece en armonía con otras plantas leñosas, almendros, algarrobos, olivos y acebuches… Las variedades autóctonas, Manto negro, Callet, Moll, Giró ros, Gargollassa…expresan en sus frutos la esencia del medio natural donde se cultivan dando lugar a vinos expresivos, con mucho carácter y de gran calidad.

Los trabajos en el viñedo son múltiples y complejos, se requiere conocimiento del suelo, del clima y de las variedades de uva para obtener la máxima calidad al fruto. La poda de invierno, el laboreo de la tierra, los tratamientos y poda en verde de la primavera, el control de la producción y de la maduración cuando se acerca la vendimia…
Las uvas cultivadas con cariño y esmero los viticultores, en pequeñas extensiones que configuran el paisaje de la comarca, se elaboran en las bodegas distribuidas en los 5 municipios de la DO Binissalem.

VIVE UNA EXPERIENCIA EN LAS VIÑAS O BODEGAS DE LA DO BINISSALEM
Bodegas con historia y encanto y viñas mágicas, que podrás disfrutar en pareja, en familia o con amigos en una experiencia única, que transforma al visitante en protagonista de las actividades que se proponen.

Puedes visitar las bodegas y las viñas disfrutando de alguna de las actividades que te ofrecen, visitas guiadas, catas, maridajes, talleres, conciertos… donde descubrirás la historia del vino de Mallorca.

Los enólogos y, muchas veces, propietarios de las pequeñas bodegas, te explicarán, personalmente, su historia, cómo cultivan las vides y elaboran los vinos. Blancos, rosados, tintos jóvenes, tintos con crianza, vinos espumosos y algún vino dulce, descubre los matices de las variedades locales i del “terroir” en cada botella de vino.
Podar un viñedo, almorzar o cenar entre cepas hace que los vinos transmitan los aromas y sabores del paisaje y de la tierra; Degustar las variedades autóctonas, Mantonegro, Callet, Moll, Giró ros, Gargollassa…únicas y singulares; Visitar las bodegas y moverse entre depósitos y barricas percibiendo los aromas de la elaboración de los vinos y de la madera donde se afinan hasta conseguir la calidad deseada; Catas dirigidas o cursos para iniciarse en el mundo del vino para entender lo que nos cuenta cada vino, cada gota; Disfrutar de la cultura siempre de la mano del vino; Dejarse guiar por los pueblos que nos hablan de otras culturas, romanos, árabes…a través de su arquitectura, sus nombres, sus leyendas y sus gentes; Vivir las fiestas populares siempre acompañadas de la gastronomía propia donde brindamos con vino, el vino que nos une.
Visitar un viñedo al atardecer, es una experiencia única, es descubrir la calma y la luz de la Mallorca interior, los distintos aromas del campo en cada estación del año.


VINO Y GASTRONOMÍA MALLORQUINA
Según la dieta mediterránea, el vino se considera un alimento más. Un alimento que consumido con moderación es saludable, por su composición química rica en antioxidantes. El vino forma parte de nuestra cultura, tradiciones y fiestas. El vino está presente en la arquitectura, en la literatura, pintura, escultura y, está presente en el paisaje y en la gastronomia de Mallorca.
La gastronomía local, rica y variada, es, sin lugar a dudas, el mejor acompañamiento para los vinos de la DO Binissalem. El frito mallorquín, las “sopas” mallorquinas, fideus de vermar, arròs amb salseta, el “variat”, “porcella rostida”, “aguiat de pop” , “llom amb col” “arròs de peix” “tumbet”, trampó, “coca de prebes torrats” y una increíble gastronomía marinera son algunos de los platos más tradicionales que no te puedes perder, sin olvidar los platos dulces como la “ensaimada”, “gató”, “cremadillo”, helado de almendra, greixonera de brossat, coca amb albercoc, cardenal, cuarto embetumat… ideales para finalizar una comida.
Además también descubrirás, la cocina de temporada y de producto local, cocina de vanguardia, de la mayoría de los reconocidos chefs locales y, encontrarás el vino adecuado para cada plato salado o dulce!

Descubrir las bodegas y degustar los vinos en eventos celebrados en lugares emblemáticos para disfrutar de momentos mágicos.

Y conocer en primera persona que “Días de Vino” son todos y, que hay una historia en cada botella de vino y un vino para cada historia.

Te invitamos a conocer la nuestra para que también sea tu historia.

DO BINISSALEM: 30 AÑOS, 31 VENDIMIAS Iniciada la campaña de vendimia 2020

Vino Mallorca Binissalem Manto Negro

En el año 1990, tenía lugar la primera vendimia de la DO Binissalem con 3 bodegas, 79 viticultores y 300 hectáreas de viñedo. En el 2020, cuando se cumplen 30 años y 31 vendimias, la DO Binissalem crece en número de bodegas inscritas, actualmente 14, con un total de 600 hectáreas de viñedo inscritas y 110 viticultores.

Para esta campaña se incorporan dos bodegas nuevas, el Microceller Soca- Rel en el término municipal de Consell y la Bodega Santa Catarina Vinos de Mallorca, en Sencelles, con la intención de etiquetar sus vinos con la marca “DO Binissalem. Estas dos bodegas se suman a las 11 bodegas que, actualmente, hacen uso de la marca.

Muchos son los acontecimientos que se han anulado por la Covid-19, Wine Days, Fiesta de la Vendimia de Binissalem … entre otros, pero la vendimia no se suspende!

En una campaña atípica, marcada por las circunstancias, donde algunos viticultores se han acogido a las ayudas a la vendimia en verde y algunas bodegas al almacenamiento de vino, la vendimia se inició el pasado jueves 6 de agosto, en la Bodega Biniagual con la variedad Moscatel, seguida de las bodegas Can Verdura Viticultors y Vins Nadal que han empezado con la variedad Chardonnay. Estas son las variedades de uva tempranas con las que se inicia la campaña. En las próximas semanas, la vendimia continuará con el resto de variedades foráneas y con las autóctonas Manto negro, Callet, Moll, Gargollassa y Giró ros, variedades que a pesar de las dificultades con las que se afronta esta campaña, han sido trabajadas con el objetivo de obtener la máxima calidad y expresión en la uva!

La vendimia se ha adelantado una semana, respecto al 2019. Con las condiciones del invierno y de una primavera cálida, se preveía una vendimia con un mínimo de 15 días de adelanto, respecto a las fechas normales. Aun así, el mes de junio fue bastante fresco y húmedo, provocando una ralentización de la velocidad de crecimiento, haciendo que la campaña en la comarca, finalmente, sólo se adelantara una semana.
Las lluvias de mayo y junio provocaron, en algunas zonas, la aparición de focos de “Mildiu”, un hongo que afecta principalmente a las hojas, pero que en época de floración y cuajado de la flor, puede afectar de manera importante a la uva. Aun así, este hecho ha sido controlado por los viticultores que, atentos siempre a las condiciones meteorológicas, han aplicado los tratamientos preventivos necesarios.
Y como ya es habitual, esta campaña no se ha librado de días de calor extremo, una primera ola a finales de junio y una segunda a finales de julio, lo que también ha influido en la fecha de inicio de la vendimia.

La tipología de suelos de la comarca de la DO Binissalem, con gran cantidad de elementos gruesos, permite un buen drenaje y, junto con las prácticas de cultivo y la orientación de los viñedos, son factores claves para minimizar los efectos provocados por la meteorología. Cabe destacar que las variedades locales, generalmente, tienen muy buena respuesta a las condiciones climáticas propias de la zona en las que están bien adaptadas, permitiendo obtener vinos de calidad con características diferenciales y singulares de la DO Binissalem.

Para iniciar la vendimia, los viticultores valoran el grado de maduración idóneo, es decir, tanto la concentración de azúcares como la maduración fenólica, que determinará el momento óptimo en función del vino al que se destine esta uva, parámetros condicionados por la disponibilidad de agua y la temperatura ambiental.

Este año, se prevé una menor producción de uva y por tanto un menor volumen de elaboración de vino, lo que ayudará a reducir las existencias de vino en las bodegas, más elevadas que otras campañas debido a los efectos que ha tenido la Covid-19 sobre la comercialización, que aunque se ha activado ligeramente en julio y agosto, queda muy lejos de los datos normales de venta de vino, principalmente, en el sector de la hostelería y la restauración.

2020, UNA VENDIMIA “DIFERENTE” EN LA DO BINISSALEM

GESTOR DIGITAL DE VENDIMIA PARA LA CAMPAÑA 2020
La “cartilla en papel” del viticultor, después de 30 años pasa a formar parte de la historia de la DO Binissalem
¡La vendimia de 2020, será una vendimia que recordaremos toda la vida! Complicada por la situación creada por la Covid-19, con las bodegas llenas de vino por la bajada de ventas, mucha incertidumbre a medio plazo, con ayudas a la vendimia en verde y al almacenamiento y una meteorología que, en algunas viñas y zonas, no ha sido del todo benévola con la sanidad de la uva. Ahora iniciamos el mes de agosto, caluroso y húmedo, y la cuenta atrás para el inicio de la campaña de vendimia 2020.


Pero como ya es conocido, las nuevas situaciones provocan cambios, por eso el CRDO Binissalem, para esta campaña, ha puesto en marcha un programa para gestionar la vendimia. Con este sistema digital, tanto bodegas como viticultores de la DO Binissalem, dispondrán de un usuario personal para introducir las entradas de uva en las bodegas de la DO Binissalem y también, las entregas que hagan los viticultores a otras bodegas o particulares.
El sistema permite controlar el rendimiento máximo por hectárea de forma automática y generar las declaraciones de vendimia del viticultor, y de entrada de uva de la bodega, evitando duplicar registros y facilitar las comprobaciones al Consejo Regulador.


Varias son las razones que han motivado la ejecución de este proyecto:
-Evitar desplazamientos innecesarios de todos los viticultores a la oficina del CR-Reducir registros, evitando duplicidades-Optimizar el control de la producción-Mejorar la gestión de las estadísticas del registro de viticultores, de viñedos y de la producción.

Esta es una iniciativa propia del CRDO Binissalem, pero un primer paso hacia un registro único, reclamado por las dos DDOO y por la IGP VTM a la Consejería de Agricultura, para controlar el registro de viñedos y la producción de manera global.

El vino en Mallorca

DO Binissalem, vi Mallorca wine wein

Mallorca vitivinícola.
Denominación de Origen Binissalem (DO), para muchos los mejores vinos de la isla.

La isla de Mallorca ofrece entre todos sus valores paradisíacos, una maravillosa oferta gastronómica y vitivinícola. Una gran variedad de uvas marcadas por las características del suelo y el clima, liderada en carácter, historia y calidad por los vinos de la DO Binissalem.

El cultivo de viña y elaboración de vino en Mallorca fue introducido por los romanos en el s. I después de Cristo. Desde la introducción del cultivo de la viña, en el año 121 a.C, siempre se ha cultivado la vid y se ha elaborado vino en la comarca de la DO Binissalem. En el siglo I a. de C., Plinio habla de los vinos baleáricos, comparándolos con los mejores de Italia. Incluso durante el período de dominación musulmana, a pesar de las prohibiciones coránicas, se cultivó la vid y se elaboró vino, tal como lo confirma el Liber maiolichinus, en el cual se narra la invasión de la Mallorca musulmana por las tropas pisanas “que saciaron la sed con el vino de los sarracenos”. El árabe Beni Abet, ofreció a Jaime I, cuando conquistó la isla en 1230, “uvas de excelente calidad”.
El cultivo de la vid en la comarca ha pasado por momentos de esplendor y otros de declive relacionados con la etapa prefiloxérica, postfiloxérica, la Guerra Civil española y el boom turístico de los años sesenta, con un nuevo resurgimiento a final de la década de los ochenta. Desde entonces, se ha producido un crecimiento continuo del sector.
Actualmente, el sector vitivinícola representa una de las actividades económicas más exitosas, siendo un sector con un importante peso dentro del sector agroalimentario. En los últimos años, la superficie de viña y el número de bodegas ha aumentado, de forma importante, en la Isla. Son muchos los jóvenes que, una vez formados en agronomía, viticultura y enología han iniciado proyectos vitivinícolas, aunque también son muchos los inversores extranjeros, muchas veces no profesionales, que han visto en la elaboración de vino un valor añadido a su status social.

Las variedades de uva cultivadas en Mallorca autorizadas para vinificar son las loales: Manto Negro, Callet, Fogoneu, Gorgollassa, Escursac, Monastrell, Moll, Prensal Blanc Giró Ros, Malvasía Aromática, Malvasía de Banyalbufar, Moscatel de Alejandría, Moscatel de Grano Menudo
Y la foráneas: Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Garnacha Blanca, Garnacha Tinta, Macabeo, Viura, Merlot, Parellada, Pinot Noir, Riesling, Sauvignon Blanc, Syrah, Tempranillo, Viognier.

En Mallorca coexisten varios niveles de protección vitivinícola como Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) y Denominaciones de Origen Protegidas (DO): IGP Illes Balears, IGP Vi de la Terra Mallorca, IGP Serra de Tramuntana-Costa Nord, DO Pla i Llevant y DO Binissalem.

En el año 1990 se reconoció la DO Binissalem, la primera DO en Mallorca y la segunda en Baleares, después de la DOP Queso Mahón-Menorca. La DO Binissalem fue creada por la necesidad de proteger los vinos elaborados en la comarca, de aquellos que entraban de la Península. Desde entonces, la DO Binissalem ha apostado por las variedades de uva locales (Manto negro, Callet, Gargollassa, Moll, Giró ros…), que han permitido elaborar vinos singulares, consiguiendo elevados estándares de calidad.
Con una ubicación privilegiada, cerca de la Serra de Tramuntana y protegidos por esta, crecen las 600 hectáreas de viñedo inscritas en la DO Binissalem, pertenecientes a los municipios de: Santa Maria del Camí, Consell, Binissalem, Santa Eugenia y Sencelles, preciosos pueblos del interior de Mallorca con una arquitectura, toponimia y tradición vitivinícola propia.

Las condiciones climáticas y del suelo, junto con las variedades de uva locales, dan lugar a una uva de excelente calidad, que permite elaborar vinos afrutados, de carácter mediterráneo, con la expresión de los matices y aromas varietales, de las uvas autóctonas y del terroir, que los hacen singulares y únicos.

Las variedades de uva autorizadas en la DO Binissalem son las variedades tintas: Manto Negro, Callet, Gargollassa, Monastrell, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah; y las Variedades blancas: Moll o Prensal Blanc, Moscatel, Giró Ros, Parellada, Macabeo y Chardonnay.
Los vinos tintos siempre incluyen la variedad Manto Negro, con un mínimo del 30%, y los vinos blancos, la variedad Moll o Moscatel con un mínimo del 50 %.

La DO Binissalem, cuenta con Bodegas de más de 80 años de historia. Un total de 11 bodegas que amparan vinos en la DO Binissalem con las etiquetas entre la que se encuentran (Anaros de Son Roig, Blanc de Blancs, Veritas Roig, Vinyes Velles o Pedra de Binissalem de Bodegas José L. Ferrer; Carmesí, Buc o AmicAmat de Jaume de Puntiró; Albaflor o Raff110 de Vins Nadal; Montnegre o Gran Padrina de Vinyes i Vins Ca Sa Padrina; Llacó o Serral de Can Ramis; Lluor o Torrent Fals de Vinya Taujana; 88 o Goig de Ramanyà; Encobeït, Llampant o Brodat de Sebastià Pastor; Supernova o Can Verdura de Can Verdura Viticultors y Memòries de Biniagual, Verán o Gran Verán de Bodega Biniagual).

Vinos blancos, rosados y tintos tranquilos, secos o dulces y, espumosos blancos y rosados, muy apreciados en la isla y disponibles en las mejores tiendas de alimentación y en los mejores restaurantes.

Los responsables de estas bodegas, propietarios, enólogos, viticultores como: Sebastià Pastor, Toni Ramis, Esperanza Nadal, Charlotte Miller, Juan y Sebastià Crespí, Tomeu Llabrés, José Luis Roses y Pepe Roses, Germán Albertí, Pere Calafat, Guillem y Andreu Suñer, Pere Llabrés, elaboran vinos de calidad en instalaciones y tecnología modernas, sin olvidar el legado de sus antepasados.

En un lugar como Mallorca y en una comarca vitivinícola como la DO Binissalem, hablar de enoturismo es hablar de patrimonio, de cultura, de tradiciones, de vino, de gastronomía y de paisaje.

La Ruta del vino le guiará por caminos, bodegas, viñas, pueblos y aldeas, un paisaje único, diferente en cada estación del año, que le permitirá descubrir una Mallorca desconocida. Una propuesta turística para cualquier época del año.
Diseñe su propia ruta, visitando una o más bodegas, los pueblos, los centros culturales, los mercados…y, disfrutando de la oferta de la gastronomía local.

Puede disfrutar de visitas a viñas y bodegas con degustación de vinos, así como otras actividades que ofrecen las bodegas. Para ello, es necesaria una reserva previa. Durante la visita tendrá la oportunidad de catar y adquirir una gran variedad de vinos.

La importancia vitivinícola de los pueblos que conforman la Denominación de Origen Binissalem es tangible, antigua y muy arraigada. El vino ha esculpido nuestro paisaje, nuestra arquitectura y nuestra cultura. La huella que dejaron los romanos, los árabes y los catalanes, la encontrará en la toponimia, en los caminos y en la arquitectura. Monumentos e iglesias, museos y casas de cultura, restos talaióticos, casas de piedra, bodegas antiguas…

Nuestra rica y variada gastronomía está basada en la dieta mediterránea, en los productos locales y de temporada presentes en la cocina tradicional y, también, en la cocina moderna de vanguardia, que encontrará en la comarca y en sus alrededores.

Uno de los placeres que nos regala la naturaleza es pasear por los caminos disfrutando del paisaje que ofrecen los viñedos de la comarca de la Denominación de Origen Binissalem, donde la cultura vitivinícola se introdujo a través de la civilización romana y dejó su huella en cada uno de los pueblos de la isla, así como en muchos caminos trazados en aquella época.

Le invitamos a adentrarse en un laberinto de caminos trazados en el mapa, que le conducirán por un sorprendente paraje de almendros, algarrobos, olivos, higueras y viñas, con vistas panorámicas a la Serra de Tramuntana.

El cultivo de la vid ofrece todo un mundo de sensaciones que se pueden descubrir en cada una de las estaciones del año.
INVIERNO
La cepa dormida necesita el cuidado del hombre, que la mima y la prepara para que dé sus frutos; es tiempo de podar.
PRIMAVERA
Llega la explosión de los sentidos, de las emociones y de los aromas cuando las viñas empiezan a dar vida al paisaje y comienza la floración; esos pequeños atisbos de vida del viñedo. Más adelante, tendrá lugar la poda en verde para eliminar las hojas más superfluas.
VERANO
Las puestas de sol convierten los campos en mares verdes. El final del verano llegará con la recolección de la uva y el olor en los pueblos a uva vendimiada.
OTOÑO
Las viñas se visten de mil colores, verde, amarillo, rojo, gris. Es el tiempo del merecido descanso después de haber dado el preciado fruto.

SANT JOAN 2020

¡Celébralo con responsabilidad!

Seguro que este año será un Sant Joan diferente, pero no olvides celebrarlo, con poca pero buena compañía, y brinda con nuestros vinos. Vinos elaborados con variedades autóctonas de cepas que han sido, y son, mimadas y cuidadas por varias generaciones de viticultores, que han trabajado para mantener este paisaje de interior, que trasmite una historia de cultura del vino y de patrimonio natural.
¡Feliz Sant Joan para tod@s!

REANUDAMOS LA ACTIVIDAD DEL PANEL DE CATA DE LA DO BINISSALEM

Ayer por la tarde a las 19 horas, en la sala de cata del C / Cuba nº 2 de Palma, reiniciamos las sesiones de cata de vinos con Denominación de Origen Binissalem, con una sesión de selección de referencias de vinos tintos y selección de vinos genéricos para el año 2020.

En las próximas semanas, se continuará con sesiones de entrenamiento de los catadores, para poner a punto el panel y así, poder iniciar las sesiones de control de vinos con DO.

El Consejo Regulador de la DO Binissalem dispone de un panel de 10 catadores cualificados en la cata de vinos de la DO Binissalem, tal como exige la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), en base a la norma UNE-EN 17065 y en cumplimiento de los requisitos de la norma 17025 para laboratorios de análisis.

Estos catadores pasaron por un proceso de selección y entrenamiento riguroso que ha permitido poner a punto un método de cata y valoración de resultados, específico para los vinos con DO Binissalem. Este control, exigido por la normativa europea para los vinos con Denominación de Origen, supone un control adicional a las auditorías anuales y a los análisis fisicoquímicos de los vinos. Este sistema, al que son sometidas todas las bodegas, que hacen uso de la marca “DO Binissalem”, tiene como objetivo comprobar el cumplimiento de los requisitos del Pliego de Condiciones de la DO y dar confianza al consumidor.

Para reiniciar las catas se ha establecido un protocolo nuevo, a fin de minimizar los riesgos de la Covid-19. Cada catador debe firmar una declaración responsable, mantener las medidas de prevención (Manos limpias y desinfectadas / Metros de distancia de seguridad / Mascarilla), y además, la cata se lleva a cabo en cabinas aisladas.

La Directora del Panel de cata, aplica un protocolo establecido para minimizar los riesgos (limpieza y desinfección de superficies y utensilios, uso de mascarilla y guantes para la preparación de la sala y de las muestras…).